El álbum negro de Weezer

Weezer es uno de esos grupos que adoras u odias. Yo soy de los que ama a este grupo desde 1994, cuando escuché por primera vez Undone, uno de los temas que conformaban el primer trabajo del cuarteto Weezer (the blue album). Aquel corte hizo que mi cabeza explosionara (sigue haciéndolo).

Desde entonces he seguido la carrera de los chicos de Rivers Cuomo y sus idas y venidas, más o menos interesantes. Este nuevo disco, Weezer (The Black Album) forma parte de los discos sosos. Eso no significa que sea malo, pero tampoco es espectacular, interesante o sorprendente. El disco negro de Weezer contiene todo lo que se puede esperar de un álbum de Weezer, pero nada más. Por eso podemos decir que «está bien, pero ya está».

Sencillos como Can’t Knock The Hustle, California Snow o la fabuloso Zombie Bastards son los temas que suben el nivel de este trabajo, pero la verdad es que las nuevas composiciones de Cuomo sólo alcanzan el aprobado y andan lejos de la matrícula de honor logrado con el White Album o el Red Album.