La recuperada suavidad de Jack Johnson

Jack Johnson ha vuelto… aunque nunca se fuera. A ver, me explico. Con su nuevo disco,  From Here to Now to You (Brushfire Records/Universal, 2013), el hawaiano vuelve a sus orígenes, a aquellas canciones que le dieron a conocer en todo el mundo, que ablandaron al más malote del lugar, que sabían a tardes de verano, a mar y a sobremesa en el porche de la casa de verano.

Sus dos trabajos anteriores, Sleep Through the Static (Brushfire Records/Universal, 2010) y To the Sea (Brushfire Records/Universal, 2008), dejaron mucho que desear. El primero porque Johnson decidió dejar de lado su arma favorita, la guitarra acústica, y remplazarla por una guitarra eléctrica, y el segundo porque parecía un disco hecho con urgencia repleto de canciones desechadas del anterior. En conclusión, que nos alegra que el amigo Jack vuelva a las andadas y retome ese precioso sonido isleño de sus tres primeros largos Brushfire Fairytailes, On and On y In Between Dreams.

Como comentaba anteriormente, From Here to Now to You es un regreso a los orígenes. Un disco delicado, suave y cuidado. Los doce temas que lo componen se dividen entre bellas baladas repletas de amor y animadas canciones que sonarían en cualquier fiesta de playa. Parece que el hawaiano ha retomado a sus viejos hábitos: surfear antes de escribir sus canciones, componer con tranquilidad, rodearse de buenos amigos en su estudio casero y grabar cada una de las pistas sin prisas.

Dicho esto, este nuevo largo tampoco es excepcional, aunque hay que concederle que este nuevo giro de 180 grados permite que todos nos volvamos a fijar y emocionar con Jack Johnson.

Entre los temas que sobresalen en este divertido From Here to Now to You hay que hablar de las increíbles baladas I Got You, Washing Dishes, Never Fade -preciosísimo tema de amor que enamorará a cualquiera- o las más animosas Shot Reverse Shot, Tape Deck o Radiate.

La mayor pega de este nuevo esfuerzo del hawaiano es la imperceptible participación del multidisciplinar Ben Harper. El querido amigo de Johnson aparece como invitado en la interesante Change, pero sólo se le reconoce por su manera única de interpretar la slide guitar. Creo que es una oportunidad perdida y que si el tema hubiese sido compartido a partes iguales entre los dos artistas habría crecido musicalmente.

Puntuación: 69/100